Ventilar un aula o un espacio cerrado, no es abrir un rato al día las ventanas o la puerta. Ventilar es renovar el aire, por lo que es imprescindible generar una ligera corriente de aire continua, distribuida y cruzada que se lleve lejos los aerosoles, limpiando así de manera eficaz.